1) El coronavirus o la COVID-19 es un virus que se mueve a gran velocidad de una persona a otra. Como resultado, la transmisión ocurre aproximadamente entre 2 y 10 días antes de que aparezcan los síntomas.

2) La COVID-19 se transmite a través de secreciones respiratorias, como gotas de tos, estornudos o secreciones alcanzando incluso los 2 metros de distancia. Del mismo modo que estas partículas pueden permanecer en suspensión hasta 3 horas en el aire. Además, el virus puede sobrevivir hasta 24 horas en objetos duros y hasta 8 horas en superficies blandas.

3) Por lo tanto el contagio se produce al tocar algunas de las superficies contaminadas y, posteriormente, tocarse la cara, la boca o los ojos. Como contraste es menos probable que se produzca el contagio por aquellas posibles partículas en suspensión que puedan contactar con alguna mucosa de nuestro cuerpo, principalmente los ojos, o puedan ser inhaladas.

4) Los síntomas que se pueden presentar son muy variables. Por ejemplo los más comunes son:

  • Tos seca, fiebre y cansancio.
  • Dificultad respiratoria en casos más graves.

Del mismo modo que algunas personas han mostrado síntomas de carácter leve y de aparición progresiva,  como:

  • Mucosidad.
  • Dolores
  • Congestión nasal, alteración de los sabores y olores.
  • Dolor de garganta.
  • Diarrea.

5) En la misma línea se ha visto que hay personas que cursan con la COVID-19 sin síntomas, otras que desarrollan algunos de los síntomas y, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), sólo 1 de cada 6 personas va a desarrollar un cuadro más grave de la enfermedad. Lo más importante es hacer especial hincapié en la prevención de la población con antecedentes médicos como hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes. 

6) Como resultado, desde Atención Respiratoria queremos lanzar algunas recomendaciones para protegerse y prevenir la propagación de la enfermedad:

  • Sobre todo y lo más importante es el lavado de manos.

Acuérdate de lavarte entre los dedos, las uñas, los puños, el dorso y la palma de la mano, los laterales de la mano, incluso toda la muñeca. El jabón se ha visto muy eficaz contra el virus, por tanto el lavado de manos se convierte en el mejor aliado para evitar la propagación.

  • Usa soluciones hidroalcohólicas como los desinfectantes.

Previamente a su uso se recomienda el lavado de manos, aunque no siempre es necesario, sobre todo si presenta algún tipo de suciedad, primero elimínala con jabón y agua.

  • Mantén al menos 1 metro de distancia (3 pies) entre otras personas.

Intente exponerse lo menos posible y respetando las indicaciones de los expertos.

  • Sobre todo evite tocarse la cara, los ojos, la nariz o la boca hasta que no se haya lavado las manos y/o haya usado un gel desinfectante.

Esto es importante si tienes que salir a comprar, tirar la basura

  • Cuando estornudes o tosas, cubre tu boca y nariz con el codo o usa un pañuelo para después tirarlo.
  • Si presenta algún síntoma busca atención médica a través de las indicaciones de las autoridades sanitarias.
  • Obtener información siempre en fuentes fiables y contrastadas.

Como consejos,  novedades y las actualizaciones que salen, por ejemplo a través de las autoridades de salud pública en el ámbito nacional y local.

  • Si has sido diagnosticado de coronavirus y estás en casa  o estás bajo sospecha, o tras el alta hospitalaria, además de llevar a cabo las medias de prevención, son importantes algunas cosas.

Si vives sólo no hay problema, pero si hay más personas en la misma casa, es muy importante que no estén en contacto contigo (sobre todo el tiempo de cuarentena).  

Deberás estar aislado en una habituación, usar tu propio baño (si es posible), mantener mucha higiene

Deberás limpiar también las superficies contaminadas.

Tienes que usar  mascarilla para evitar la propagación del virus (al menos mascarilla quirúrgica), así como aquellas personas que estén en cierto contacto (mascarillas FFP2 o FFP3).

Ventila la estancia, y más si toses con mucha frecuencia

  • En último lugar, pero no menos importante, la OMS recomienda el uso racional de las mascarillas clínicas.

Deben usar mascarillas aquellos pacientes de riesgo (como pacientes con enfermedades crónicas, inmunodeprimidos…), personas con tos u otro síntoma respiratorio, aunque en tal caso no recomendamos ningún tipo de exposición.

Rubén Ruiz Lázaro – La COVID-19

La COVID-19

Deja un comentario

×

¡Hola!

Soy tu Fisioterapeuta Respiratorio ¿En qué puedo ayudarte?

 

× ¿Puedo ayudarte?